Cepreme

Cáncer de piel

Melanoma

El melanoma es un tipo de cáncer de piel que se origina cuando los melanocitos (las células que dan a la piel su color bronceado o marrón) comienzan a crecer fuera de control.

El melanoma es mucho menos frecuente que otros tipos de cánceres de piel. Pero el melanoma es más peligroso porque es mucho más probable que se propague a otras partes del cuerpo si no se descubre y se trata a tiempo.

La mayoría de los cánceres de piel comienza en la capa superior de la piel, llamada epidermis.


Existen tres tipos principales de células en esta capa:

  • Células escamosas: Estas son células planas localizadas en la parte más superficial (externa) de la epidermis que se desprenden constantemente a medida que las nuevas células se forman en las capas más profundas.
  • Células basales: Estas células están en la parte inferior de la epidermis, llamada capa de células basales. Estas células se dividen constantemente para reemplazar las células escamosas que se descaman de la superficie de la piel. A medida que estas células se desplazan hacia la epidermis se vuelven más planas, y con el tiempo se convierten en células escamosas.
  • Melanocitos: Estas son las células que se pueden convertir en melanoma. Normalmente producen el pigmento marrón llamado melanina, lo que hace que la piel tenga un color moreno o bronceado. La melanina protege las capas más profundas de la piel contra los efectos nocivos del sol.
Reproducir vídeo

La epidermis está separada de las capas más profundas de la piel por la membrana basal. Cuando un cáncer de piel se vuelve más avanzado, por lo general atraviesa esta barrera e invade las capas más profundas.

Tipos de cánceres de piel melanoma

El melanoma es un cáncer que se origina en los melanocitos. A este cáncer se le conoce también como melanoma maligno melanoma cutáneo. La mayoría de las células del melanoma continúan produciendo melanina de modo que los tumores tipo melanoma usualmente son de color café o negro. Sin embargo, algunos melanomas no producen melanina y pueden lucir de color rosado, pálido o incluso blanco.

Los melanomas se pueden desarrollar en cualquier parte de la piel, pero son más frecuentes en el tronco (pecho y espalda) de los hombres y en las piernas de las mujeres. El cuello y el rostro son otros sitios comunes.

Tener una piel con pigmentación oscura disminuye el riesgo de melanoma en estos lugares más comunes, aunque cualquier persona puede también desarrollar este tipo de cáncer en las palmas de las manos, las plantas de los pies o debajo de las uñas.

Los melanomas también se pueden formar en otras partes del cuerpo como los ojos, la boca, los genitales y el área anal, pero son mucho menos comunes que los melanomas de la piel.

El melanoma es mucho menos frecuente comparado con otros tipos de cáncer de piel. Pero el melanoma es más peligroso porque crece más rápido y es mucho más probable que se propague a otras partes del cuerpo si no se descubre y se trata a tiempo.

Cánceres de piel de células basales y de células escamosas

Los cánceres de células basales y de células escamosas son claramente los cánceres más comunes de la piel, y son evidentemente más comunes que cualquier otra forma de cáncer. Debido a que muy raras veces este cáncer se propaga (hace metástasis) a otras partes del cuerpo, los cánceres de piel de células basales y de las células escamosas generalmente causan menos preocupación y se tratan de forma diferente que el melanoma.

Cánceres de piel menos comunes

Otros cánceres de piel de tipo no melanoma son mucho menos comunes que los cánceres de células basales y escamosas y se tratan de maneras diferentes. Algunos de estos son:

  • Carcinoma de células de Merkel
  • Sarcoma de Kaposi
  • Linfoma cutáneo
  • Tumores de los anexos de la piel (tumores que se originan en los folículos pilosos o en las glándulas de la piel)
  • Varios tipos de sarcomas

En conjunto, estos tipos representan menos de 1% de todos los casos de cáncer de piel.

Tumores benignos de la piel

Muchos tipos de tumores benignos (no cancerosos) se pueden originar de los diferentes tipos de células de la piel.

Tumores benignos que se originan en los melanocitos

Un lunar (nevo) es un tumor benigno de la piel que se origina a partir de los melanocitos. La mayoría de las personas tienen lunares. No obstante, casi todos los lunares son inofensivos, algunos tipos pueden aumentar su riesgo de melanoma.

Un tipo de lunar que a veces se parece al melanoma se llama Nevo Spitz. Este lunar es más común en niños y adolescentes, aunque a veces se presenta en adultos. Por lo general, estos tumores son benignos y no se propagan. Sin embargo, algunas veces los médicos tienen problemas para distinguir entre un “Nevo Spitz” y un melanoma maligno, aun cuando los observan con un microscopio. Por lo tanto, a menudo estos lunares se extirpan como medida de seguridad.

Tumores benignos que se originan de otros tipos de
células de la piel
  • Queratosis seborreica: Manchas con relieve, de color marrón, café o negro con una textura “cerosa”
  • Hemangiomas: Crecimientos benignos de los vasos sanguíneos, a menudo se les llama manchas de fresa
  • Lipomas: Crecimientos blandos compuestos de células adiposas
  • Verrugas: Crecimientos de superficie áspera causados por algunos tipos del virus del papiloma humano (VPH)

La mayoría de estos tumores rara vez se vuelven cáncer. Existen muchas otras clases de tumores benignos de la piel, pero la mayoría no son comunes.

Escrito por:

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.

Ir arriba